Nadiagendas, Vladivideos y otros: ¿Pruebas lícitas o ilícitas?


Presentación1
¿Estamos en una espiral de pruebas ilícitas que demuestran el rostro real de la política de los últimos tiempos?

14 de setiembre de 2000: El congresista Luis Iberico y la bancada del Frente Independiente Moralizador – FIM, presentan una cinta de video (obtenida irregularmente), donde se observa al exasesor Vladimiro Montesinos sobornando al parlamentario Alberto Kouri.

El resultado: Caída del régimen fujimorista, huída y captura de Montesinos.

5 de octubre de 2008: El programa de noticias “Cuarto Poder” difundió las grabaciones de audio pertenecientes a Alberto Quimper, Miembro del Directorio de Perú-Petro, y Rómulo León Alegría, miembro del partido Aprista. En la grabación, discuten secretamente pagos mensuales de $10000 a Quimper, León y Ernesto Arias-Schreiber, el representante legal de Discover en el Perú en intercambio de contratos petrolíferos de exploración en bloques submarinos de petróleo y campos de gas.  Los “petroaudios” se obtuvieron por chuponeo, es decir, grabando clandestinamente a Rómulo León y Alberto Quimper.

El resultado: Captura de Rómulo León, Alberto Quimper y renuncia del gabinete ministerial de entonces.

16 de agosto de 2015: El programa periodístico “Panorama” publicó un reportaje sobre 4 libretas presuntamente pertenecientes a la primera dama, Nadine Heredia, las cuales habrían sido obtenidas de manera irregular (se sospecha que fueron robadas). En las agendas se pueden leer registros de altas sumas de dinero, cuya veracidad y procedencia, aún está en investigación.

El resultado:  Aún no sabemos a dónde nos llevará el hilo de esas investigaciones.

Al respecto, algunas frases para la reflexión:

Si primara esa posición, estaríamos ante una serie de casos en los que el Poder Judicial, que ha actuado con toda transparencia y honestidad y que ha remitido a la cárcel a personas vinculadas con los delitos más graves a la década de los noventa, como en lo relacionado a Vladimiro Montesinos, tendría que llegar a la conclusión que son sentencias erradas o equivocadas

Victor García Toma, ex ministro de justicia. Sobre la decisión de la Tercera Sala Penal Liquidadora de no usar los audios y correos del Caso ‘Petroaudios’

“Los hábeas corpus son derechos personalísimos así como los delitos son personalísimos. Creo que en algunas situaciones hay demasiadas especulaciones. Si alguien se para junto a un persona que tiene un delito, automáticamente por extrapolación asume todo los delitos. Creo que situaciones como estas, que se han venido presentando, no se ajustan a derecho”

Marisol Espinoza, Vicepresidenta de la República, sobre la decisión de la Sexta Sala Penal de Lima de archivar la investigación por presunto lavado de activos que seguía la fiscalía contra la primera dama, Nadine Heredia, y sus allegados

“La prueba ilícita es válida también cuando el interés en descubrir y perseguir el delito es claramente superior al derecho individual afectado (teoría de la ponderación de intereses o del ‘balancing test’ en Estados Unidos), excepción que podría aplicarse precisamente en los casos de Business Track y de las agendas: el derecho a la intimidad (el contenido de un diario o bitácora personal) o el secreto de las comunicaciones puede ceder frente al interés de descubrir y perseguir, por ejemplo, un posible caso de lavado de activos, la evasión tributaria o la financiación ilegal de un partido.”

Dino Carlos Cora Coria, abogado y profesor de Derecho Penal, en “La prueba ilícita”

Las supuestas agendas de Nadine son lo que siempre se quiso encontrar en Alberto Fujimori o en Alan García. Si eso ocurría, los apresaban en el día. Pero en el Perú, lo que vale para unos no vale para todos.

Eugenio D’Medina Lora, politólogo, en “La ‘agenda’ de la corrupción” (Político.pe)

“He escuchado tantas estupideces sobre la compra del famoso vladivideo que dejemos en claro la verdad histórica. El que pagó 100,000 dólares por el material fue mi tío, hermano de mi padre, Francisco Palacios Moreyra, quién ya murió hace unos años. Lo hizo porque creyó que era su deber.  Fernando Olivera lo buscó y él, teniendo los recursos para hacerlo, aceptó. No fue político, ni periodista, ni medio de comunicación. Y  no se dio dinero a un prófugo de la justicia. Se dio el dinero para que la fuente se pusiera a salvo con su familia.”

Rosa María Palacios en “Agendas, golpes de Estado y otras rarezas”.

GGGGHHH
me_gusta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s