Las Bambas: Vacíos de gestión con consecuencias mortales


bambas apurimac
El 28 de setiembre comenzaron las protestas (Foto: Radio Nacional)

OVB2

Nos dice el periodista Fernando Vivas en su columna de El Comercio:

“Hasta hace poco, cuando le preguntabas a una autoridad de gobierno por un ejemplo de paz y amor entre la minería y su entorno, invocaban a Las Bambas. Tanto Rosa María Ortiz, ministra de Energía y Minas, como Manuel Pulgar-Vidal, del Ambiente, me han respondido igual cuando les hice la pregunta”.

Fernando Vivas, ¡Pero si Las Bambas era perfecto!

Y en efecto, a diferencia de otros proyectos mineros (Tía María, Conga), en Las Bambas existían canales de diálogo consecutivos entre el gobierno, la minera y las comunidades campesinas. De hecho, en marzo de este año la entonces presidenta del Consejo de Ministros, Ana Jara, informó a Perú21 sobre la tercera ronda de conversaciones entre funcionarios del Estado y dirigentes de la zona, que se realizaba tras un paro distrital sin mayores repercusiones.

Pero las incomodidades en Las Bambas eran conocidas y habían comenzado cuando la minera china MMG Ltda. se hizo acreedora del proyecto. Todos parecen concordar que los pobladores estaban conformes con las actividades propuestas por el anterior responsable del proyecto, la compañía minera Xstrata. Pero ésta tuvo que retirarse de la zona (al parecer por problemas económicos), y la nueva minera nunca tomó acuerdos resolutivos con todas las comunidades.

El diario apurimeño El Pregón señala que en el origen del conflicto hay sospechas de corrupción, pues los dirigentes campesinos afirman que existen “irregularidades en las actas presentadas por la empresa MMG al Ministerio de Energía y Minas sobre la segunda modificatoria del Estudio de Impacto Ambiental (EIA)”. Y además, “entre los firmantes que respaldan el EIA figurarían personas que no estuvieron en los talleres informativos sobre el proyecto minero”. La consecuencia es inminente: “Por ello tomaron la decisión de desconocer el estudio“.

Si ésta es la causa de toda la cadena de sucesos que ya conocemos (un paro indefinido, enfrentamiento entre policías y civiles, etc), estamos hablando de un vacío de gestión muy grave. Vale decir, de una negligencia. Éste vacío bien pudo ser aprovechado por grupos ajenos a la región hasta el punto de concluir en la resolución que “Las Bambas no va”.

Con los canales de diálogo mencionados anteriormente, ¿Realmente era tan difícil sentarse una vez más hasta conseguir que se firme un documento de acuerdo entre las tres partes involucradas (Las comunidades, el Estado y la minera) en el proyecto?

Parecen existir los síntomas de una “mano bruta” en este proceso, de “soplarse” el diálogo, “patear el tablero”, y un síndrome de apresuramiento (apañado por el gobierno) en que el proyecto debe “iniciar ya”, como sea. ¿Realmente perdía tanto la empresa si retrasaba tres meses más el proyecto?  

En conclusión, faltó una capacidad resolutiva de gestión, de sellar bien una tarea que marchaba correctamente. Pues en esta ocasión, el gobierno no podrá decir “La población no quiere dialogar”. Muy por el contrario, Apurímac es un ejemplo de diálogo, donde las tantas irregularidades entre los políticos y las mineras (que va de años), han “metido la pata a la mala”, en un proyecto que pudo llegar a buen acuerdo.

150930211425_marcha_a_las_bambas_624x351_afp_nocredit
El Congreso de la República ha pedido la censura de 3 ministros. ¿Y la de los funcionarios que aprobaron el EIA a espaldas de la población? (Foto: AFP)

GGGGHHH
me_gusta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s