5 claves para entender la crisis del sector salud


GHHHH

Falta de insumos, escasez de medicamentos, mobiliario en mal estado, largas colas y maltrato a los pacientes son algunas de las características que han definido el sector salud en nuestro país.

No obstante, poco se había dicho públicamente sobre cómo estos factores se fueron agravando durante la gestión de Ollanta Humala. Los síntomas de esta crisis eran evidentes: La huelga más larga de los trabajadores y médicos del sector, las estadísticas externas sobre el aumento de muertes hospitalarias, así como el incremento de la tasa de algunas enfermedades como VIH y tuberculosis, y denuncias silenciadas sobre desabastecimiento de vacunas y medicinas.

Tras la denuncia de diversos medios de comunicación, este lunes 26 el Poder Ejecutivo declaró en emergencia sanitaria a los hospitales de Lima durante 90 días. Inmediatamente, miembros del gremio de profesionales médicos han saludado la medida, pero la consideran insuficiente. ¿Qué tan mal está el sector?

La respuesta parte de una severa deficiencia en gestión que parece haber provocado el colapso que hoy es visible. Pero existen otros 5 factores clave que nos permitirán entender mejor esta crisis:

1. Negligencia

“[Las licitaciones que quedaron desiertas o que no se efectuaron] originó que se hagan compras directas que son más caras y eso provocó que los hospitales tengan deudas y problemas de gestión.”

Patricia García, Ministra de Salud

 

Sólo en 2015 -como muestra- el Ministerio de Salud (MINSA) mandó a desechar 65 mil 458 mil pruebas rápidas para el VIH de 20 determinaciones cada una, que representó una pérdida de 5 millones 350 mil 870 nuevos soles para el Estado. Según denuncia del Grupo Impulsor de Vigilancia – GIVAR, mientras en muchos hospitales hacía falta reactivos para labores de diagnóstico y prevención, el MINSA se dio el lujo de permitir caducar estas pruebas e incinerarlas.

plata-al-agua
Fragmentos de la resolución que desechó más de 65,000 pruebas de VIH.

Cabe mencionar, que según la Resolución Ministerial N° 663-2014/MINSA, el Fondo Mundial de lucha contra el Sida, Tuberculosis y Malaria donó al gobierno peruano más de 16 millones 600 mil soles para mejoras en los servicios de salud y prevención de dichas enfermedades, los cuales -según la misma resolución-, fueron gastados en “consejería y atención preventiva”. Sin embargo, en los hospitales no hay medicamentos y las pruebas quedan abandonadas en los depósitos hasta caducarse.

De otro lado, según informó el programa dominical “Cuarto Poder”, el mismo año 2015, el MINSA devolvió al erario público mil millones de soles.

2. Ineficiencia

“Se han descuidado mucho los centros y puestos. Y realidad ése modelo médico es muy caro. Hay que volver a la atención primaria.”

Juan Arroyo, Médico investigador de la PUCP

Según informe de la Contraloría General de la República, una forma de disminuir el abarrotamiento de los grandes hospitales es dotar de médicos especialistas a las postas y centros de apoyo. Pero eso representa una dificultad por dos razones:

1) Las postas y centros de apoyo no reciben el presupuesto necesario para contar con equipamiento e infraestructura que permita brindar una atención de calidad; y 2) En consecuencia, los médicos especialistas se niegan a trabajar en estos establecimientos porque sienten que su trabajo no será valorado adecuadamente.

ineficiencia
Ineficiencia y negligencia. La fórmula para un colapso anunciado que hoy ya no se puede mantener oculto. (Captura: Google)

 

3. Corrupción

El director [del hospital 2 de mayo] recién tiene 6 meses en el cargo. Y la primera acción que tomó fue despedir al 80% del personal de logística, porque en la compra y venta de medicamentos y equipos médicos se detectó corrupción.”

Cuarto Poder “Radiografía del sector salud”, 25-09-16

El mal de la corrupción que afecta a las instituciones gubernamentales, no es ajeno al sector salud. Éste se desenvuelve desde la sede administrativa del MINSA hasta los directores y jefes de hospitales.

Principalmente, son dos los procesos fuertemente cuestionados: El otorgamiento de plazas y las compras de insumos. Como ejemplo, en enero de este año, un grupo de profesionales denunció en la Dirección Regional de Salud de Puno anomalías en los nombramientos, y acusaron a los miembros de la comisión responsable de declarar como ganadores a personas que no cumplían con los requisitos respectivos.

 

4. Falta de acercamiento a la ciudadanía

“En un sistema de salud, ineficiente y desintegrado, todo tipo de cosas pasan. Existe como parte de ese sistema un organismo, Susalud, que ya tiene capacidades normativas y de monitoreo. Éste es un tema que vamos a tener que hacerlo y que tiene que funcionar.”

Patricia García, Ministra de Salud

La distancia entre la realidad del sector salud y la perspectiva de los funcionarios del MINSA ha sido otro factor poco analizado. Para acortar esta brecha se creó en 2009 la Superintendencia Nacional de Aseguramiento en Salud – SUNASA, que a finales de 2013 pasó a llamarse SUSALUD.

Esta institución, cuyo objetivo era defender los derechos en salud de los ciudadanos, recoger las estadísticas de la calidad de atención para proponer mejoras y sancionar a los establecimientos que cometan faltas, parece haberse convertido en un adorno burocrático que no ha marcado diferencia. Desde su impropia ubicación en Santiago de Surco, hasta su incapacidad de respuesta para satisfacer las expectativas de la ciudadanía, durante sus 7 años de existencia, la institución ha sancionado a menos de 20 establecimientos de salud en todo el país.

Mientras tanto, en los 25 hospitales e institutos de salud donde se encuentran los Delegados, se siguen reportando innumerables maltratos a los pacientes que no tienen solución.

una-muestra
Algunos usuarios en redes sociales afirman que INDECOPI era más eficiente en sanción a hospitales que SUSALUD. (Captura: Facebook)

5. ¿Reforma de la salud?

 “Hemos hallado muchas deficiencias. No se ha trabajado en el tema de la prevención, no se centró el trabajo en ese aspecto. Hay proyectos de inversión parados o a mitad de ejecución.”

Patricia García, Ministra de Salud

Anunciada en 2013 con bombos y platillos por el presidente Humala, la mal llamada “Reforma de la Salud” parece haberse hundido entre miles de documentos y la burocracia, dando el paso final al colapso del cual hoy se comenta.

Uno de los aspectos más criticados de esta política de Estado era la ejecución de asociaciones público-privadas (APP) como eje importante para lograr la descongestión de los grandes hospitales o realizar la remodelación de los mismos. En aquel año, el Colegio Médico del Perú se manifestó en contra de dicha iniciativa argumentando que los proyectos de inversión podrían demandar mayor tiempo y costos, y que las APP no garantizaban una mejora sustancial en la calidad de los servicios.  Para otros, era dejar muchas ventajas en manos del sector privado.

Como fuere, este intento no ha resultado ser exitoso, sino todo lo contrario. Además, sólo la elaboración de los planes de la reforma ocasionó otros gastos innecesarios al Estado.

reforma
¿Alguien se acuerda de este spot? y ahora resulta que el MINSA no tiene presupuesto para insumos médicos (Captura: Youtube)

 


me_gusta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s