¿Juntos más fuertes?


151023112135-hillary-clinton-benghazi-hand-large-169

¿Por qué perdió Hillary Clinton?

albany1

La noche del martes alguien se desveló con la radio encendida y la pantalla de la TV titilando con las noticias internacionales, alguien se mordió las uñas hasta el cansancio, alguien se sentó en un bar a discutir posibilidades de un futuro incierto, alguien se bebió un par de copas sin darle importancia a los rumores y al sonido de los teléfonos frenéticos. Alguien ganó y alguien perdió.

Esta mañana, el tema que flotó en los andenes, salones, oficinas, restaurantes y avenidas, fue el de la victoria de la polémica y el populismo en los Estados Unidos. No significa esto que el término “populista” englobe una serie de características que satanicen al nuevo presidente de USA, sino que se refiere a un fenómeno que poco se había visto en la política americana y que se hace presente hoy más que nunca.

Ayer, la mitad del mundo estaba en vilo, los números variaban, el reloj corría y el marcador y los indicadores se movían. Algo tenía que pasar. Antes de las dos de la madrugada,  Florida se volvió roja y CNN anunció que Trump había ganado el estado clave. Jhon Podesta, jefe de campaña de Hillary Clinton, agradeció, frente a las cámaras, la participación de los estadounidenses en las urnas. Comenzó a caer la bolsa. Estados Unidos tenía un nuevo presidente antes de que saliese el sol.

La controversia que ha levantado la victoria del republicano sobre Clinton durará lo que queda de 2016. El debate acerca de las encuestas y  la reñida contienda abre la puerta a una serie de discursos que están en proceso de construcción. La pregunta de rigor que nos formulamos no es el porqué de la victoria del republicano sino, específicamente, ¿Por qué perdió Hillary Clinton?

A saber, que era la favorita en las encuestas y que tenía, no sólo los recursos logísticos, sino el apoyo de los medios de comunicación y hasta del mismo Barak Obama. La experiencia jugaba a su favor y la aceptación internacional de algunas grandes esferas podía respaldarla.

 En este caso ¿Qué fue lo que sucedió?

1478712031845.jpg
Foto: eldiariodehoy/digital.

1. Hillary: ¿más de lo mismo?

Uno de los primeros elementos a analizar, es el contexto en el que se ven sumidos la mayoría de los norteamericanos: la crisis económica y la división de un país que está cansado de la política tradicional, a quien le atribuyen la culpa de sus principales problemas. El favor del presidente Obama para la candidata demócrata pudo haberle volteado la partida: el ejecutivo representa el tradicionalismo y Clinton planeaba seguir con muchas de sus propias políticas, por ejemplo, el Obamacare. No fue una cuestión de carismas, sino de contrastes. La diferencia que puede marcar una propuesta nueva, como lo es Trump, frente a la figura del político de siempre. Hillary planteó utilizar recursos ya conocidos para resolver asuntos en los que el candidato ganador encontró soluciones distintas, calificadas como novedosas por una sociedad que tuvo frente a sí a un hombre nada convencional y al cual, la falta de experiencia, parece no afectarlo.

582205ad606dd.jpeg

2. Campaña de desprestigio 

No es desconocido que Clinton fue acusada de enviar y recibir correos del gobierno a través de su propia cuenta privada. El escándalo se dio a conocer en el 2015 y movilizó a los equipos del FBI, que llevaron el caso a la luz pública. La controversia sobre ello no se hizo esperar, puesto que, realizando los envíos desde su propio e-mail, la demócrata tenía total control para dejar pasar, a conveniencia, la información al gobierno estadounidense. Cuestión que contradice el voto de confianza que pidió a sus electores y que la tachó de deshonesta para muchos de los que acudieron a ejercer su derecho el 08 de noviembre.

3. Los medios “favorecieron” a Donald Trump

 El descrédito y la crítica fueron elementales para el candidato. La polémica se instaló como un favor, el rostro de Donald Trump apareció en todos lados. Los medios de comunicación respaldaron a Clinton pero asumieron el papel de aliados involuntarios de la campaña republicana. Los diversos escándalos le dieron a estas elecciones un tinte hollywoodense, la mediatización de la vida del empresario y el ataque a su personalidad excéntrica lo ensalzaron y lo volvieron más atractivo al pueblo estadounidense, por tratarse de la innovación del discurso y de una figura que representa la completa oposición a lo ya establecido.

images

Foto: Internet

4. Hablemos de sexistas y racismo. 

Buscar sesgos de sexismos en la población estadounidense es inevitable, como en cualquier parte del mundo. No podemos catalogar de machista a la mitad un país, arraigado con su propia idiosincrasia, sólo para atribuir una justificación a la derrota de Clinton. Si bien, pudo haber sido un factor determinante, no es el único. De los cuarenta y cinco presidentes que ha tenido EE.UU, ninguno ha sido mujer. Esta característica le concedió el apoyo del sector feminista a la candidata, pero, al parecer, este no fue suficiente.

Ahora, el racismo es otra historia. El discurso de Trump caló en los sectores de blancos radicalizados, que, a pesar de haber tenido un presidente de ascendencia afroamericana por ocho años, aún se mantienen firmes en mucha de las ideas en contra de las comunidades distintivas que, en el presente, se integran a la vida en las ciudades norteamericanas. En pleno siglo XXI, el país aún vive una tensión racial, que no sólo engloba a los afrodescendientes sino a los hispanos. El voto de la clase media blanca fue elemental e imprescindible para la victoria del republicano.

votantes-de-donald-trump-escuchan-su-discurso-durante-un-mitin-en-marshalltown-iowa-reuters.jpg
Votantes de Trump en Lowa. Foto: María Saavedra.

En conclusión, ayer el eslogan de Clinton quedó en el aire, como una promesa interrumpida o una frase que perdió, irónicamente, la fuerza.

¿Stronger together? Los resultados fueron inapelables y la incertidumbre y el desconcierto, más que la felicidad, se instala cómodamente en el resto del globo. De la campaña de la ex primera dama, sólo quedan los agradecimientos y la resignación de la tarde de hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s